Entrevista a Marc Cabañas entrenador de fútbol base femenino

Entrevistas Fútbol

«Si somos capaces de mantener los equipos de base, el futuro del fútbol femenino es brillante».

Foto: Marc Cabañas

Marc Cabañas es politólogo de profesión (ha cursado Ciencias Políticas por la Universitat de Barcelona) y entre sus pasiones se encuentra el deporte de base. Concretamente el fútbol, en el que ha jugado y hasta hace muy poco ha sido entrenador Cadete juvenil en el FC Levante las Planas y entrenador Amateur Femenino Levante las Planas.
Este joven nacido en Sant Joan Despí (Barcelona) en 1996 es muy optimista con el futuro del deporte femenino «pero solo si somos capaces de mantener los equipos de base».

¿Cómo llegaste a entrenar un equipo de fútbol femenino?
Por azar, aunque supongo que al final es el curso natural de las cosas. Yo llevaba desde bien pequeño jugando a fútbol y siempre había tenido esa curiosidad por enseñar, poner en práctica todo aquello que había interiorizado, … Además, mi hermana ya llevaba unos tres años jugando a futbol, así que me ofrecieron ayudar en aquel equipo, y fue sencillo.

«Como entrenador he aprendido a ser bastante más empático de lo que era […] tienes que ser capaz de entender cómo está aquella jugadora, si tiene un mal día o si ese día se siente fuerte».

¿Qué opina tu entorno y quienes te conocen de tu dedicación?
Pues yo creo que la opinión es positiva. Hago lo que me gusta, aprendo y enseño. Además, también me desfogo con lo que supongo que también les alivia a ellxs. En cuánto a la dedicación, pues va a rachas, al final hay veces que tienes ganas de hacer mil cosas, innovar, etc, pero ni el tiempo ni las condiciones te acompañan. Pero yo he tenido claro que estos cuatro años tenía un compromiso entre semana con los entrenos y el fin de semana con los partidos, no quita que en algún momento puntual falles, pero por lo general, creo que la dedicación sale sola si haces cosas que te gustan y te sientes cómodo.

De todo ese tiempo, ¿con qué te quedas?
Pues me quedo con haber aprendido a ser bastante más empático de lo que era. Al final estás al frente de 14-15 jugadoras con 14-15 formas diferentes de entender la vida, el fútbol, la adolescencia, etc. Es complicado, pero te ayuda a mejorar porque tienes que ser capaz de entender o hacerte una idea de cómo está aquella jugadora, si tiene un mal día o si ese día se siente fuerte.
Creo que he llegado a saber cómo estaban muchas de ellas sólo con ver si aquel día llevaban o no la coleta puesta o en cómo te saludaban a la entrada. Creo que ellas se dan cuenta de que intentas entenderlas, y al final eso es de agradecer, y de la misma forma es de agradecer cuando ellas hacen lo mismo contigo.

Foto: Marc Cabañas

Si tuvieses la oportunidad, ¿seguirías entrenando a un equipo femenino?
Sí, seguro. Ahora necesito descansar después de un año complicado y por ahora no las echo de menos, pero seguro que cuando llegue octubre, lo echaré de menos.
No me arrepiento de haber entrenado exclusivamente a niñas, y lo volvería a hacer sin dudarlo.

«Aún no hemos sido capaces de normalizar el que no hay deportes de chicos y de chicas, y ahí nos hace falta mucho trabajo aún».


¿En qué punto se encuentra ahora el fútbol femenino?
Yo creo que se encuentra en un momento muy bueno, pero que no nos tiene que hacer olvidar que el éxito de la selección española absoluta, así como del resto de categorías inferiores es fundamentalmente de los clubes de base, y ahí soy bastante crítico. Hace 5-10 años los clubes que apostaban por el femenino de base eran los clubes de barrio, que primero hacían jugar a las niñas con niños y después las ponían en equipos separados, pero eran los pequeños clubs quienes hacían toda la formación, etc. Ahora los grandes clubs de base se han metido en todo esto y en vez de construir sus estructuras propias a través de formar a sus jugadoras desde abajo, se dedican a “pescar” en los clubes más humildes, descabezándolos y poniéndonoslo aún mucho más difícil. Por suerte, el número de niñas cada año es mayor y siempre aparecen pequeñas joyas que motivan a los equipos.
El futuro es brillante, pero solo si somos capaces de mantener los equipos de base, que haya ilusión por jugar y progresar.

«Nadie imaginaba hace dos años que se podía llenar el Wanda Metropolitano o San Mamés, o que España iba a ponerle las cosas difíciles a EEUU en unos octavos de un Mundial»

La visibilidad del deporte femenino ha ido creciendo, pero sigue sin tener las mismas oportunidades que el masculino. ¿Qué crees que se puede hacer?
Creo que al final es una cuestión de tiempo y valentía. Nadie imaginaba hace dos años que se podía llenar el Wanda Metropolitano o San Mamés, o que España iba a ponerle las cosas difíciles a EEUU en unos octavos de un mundial, y que ese Mundial lo oiríamos por la radio y lo veríamos fuera del 24h de RTVE. El fútbol femenino y su implicación a nivel de marketing y oportunidad de negocio va en aumento día tras días, las jugadoras ya son reclamos publicitarios de las marcas, aparecen en las presentaciones de sus clubs, etc. Pero vuelvo a lo de antes, para que sigamos cosechando los éxitos que hasta hoy hemos conseguido, el crecimiento debería ser sostenido y estar repartido, de nada nos sirve tener dos clubes top y diez que no pueden pagar a sus jugadoras, eso sería mortal para la competición y para el desarrollo de las mismas jugadoras.

En los campos seguimos viendo episodios de machismo, de violencia verbal, insultos o desprecio hacia deportistas, entrenadoras, árbitras… ¿Qué medidas crees que pueden adoptarse?
Creo que hacen faltas medidas severas y mucha educación. Para empezar, limitar/prohibir el acceso de alcohol a las gradas de los campos de fútbol. Luego creo que sanciones como multas a los clubs, al energúmenx de turno y prohibición de entrar en el campo. Creo que, si no nos ponemos serios, igual que en el fútbol base masculino, esto será irremediable.

Foto: Marc Cabañas

¿Qué le dirías a una chica a quien le gusta el deporte pero no se atreva a dar el paso a practicarlo?
Pues que se lance y lo pruebe. Creo que muchas veces es el miedo al qué dirán lo que frena a muchas chicas a dar el paso. Aún no hemos sido capaces de normalizar el que no hay deportes de chicos y de chicas, y ahí nos hace falta mucho trabajo aún. Cuando seamos capaces de desestigmatizar el fútbol para las niñas, ya se podrán oponer los padres todo lo que quieran, que al año siguiente está apuntando a su hija.

El Test Playfem.es

Un adjetivo que te defina: Compañerismo

Un equipo deportivo: El FC Barcelona

Una canción: Ahora mismo “Pequeña gran revolución” de Izal, pero “Tierra” de Xoel Lopez también rivaliza bastante.

Un libro: “Luces de Bohemia” de Valle-Inclán.

Una película: Cualquiera de la saga de “Star Wars”. Quizás el episodio VI, “El retorno del Jedi”

Un deportista: Victor Valdés.

Una deportista: Mireia Belmonte

Un lugar donde desconectar: Cualquier sombra de árbol en un bosque.

Una afición que no sea deportiva: La política

Una comida con la que disfrutes: Rissotto de setas